Representantes sindicales de la inspección de trabajo, contrarios a la separación de la Seguridad Social del Ministerio de Trabajo

Noticia:

Desde UPIT o el Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social integrantes de la plataforma que están negociando con el propio Ministerio de Trabajo una mejora de las condiciones laborales del colectivo desde el pasado mes de octubre, se rechaza este planteamiento.

Se da por descontado que en la próxima reunión que tendrá lugar el 10 de diciembre entre la plataforma formado por los sindicatos de la inspección y el propio Ministerio de Trabajo se pueda conocer realmente el futuro de la Seguridad Social y si hay cambios importantes en dicho Ministerio, tal y como se viene rumoreando en los últimos días.

La Unión Progresista de Inspectores/as de Trabajo (UPIT) manifiesta su preocupación y rotunda oposición frente a esa medida, que supondría, según señalan en un comunicado “romper con una concepción única e integral del marco jurídico de las personas trabajadoras en nuestro país”.

Desde UPIT recuerdan que el modelo de Seguridad Social, aun sin olvidar su aspecto asistencial, es de tipo eminentemente profesional y contributivo, manteniéndose viva a día de hoy la correspondencia entre cotización y prestaciones.

El campo de aplicación del Sistema de Seguridad Social tiene su centro neurálgico en el trabajo y, en especial, por cuenta ajena, de los y las asalariados.

Desde esta organización profesional se rechaza “la concepción puramente economicista de la Seguridad Social y su tratamiento como moneda de cambio en el juego partidista».

«Romper el Ministerio de Trabajo, privándole de la competencia en materia de Seguridad Social, puede suponer la quiebra del sistema público garantizado constitucionalmente”.

También señalan que la separación en dos Ministerios diferentes conllevaría problemas de coordinación entre los distintos organismos cuyas competencias repercuten en los derechos laborales y de Seguridad Social como ITSS, TGSS, INSS, ISM, SPEE o FOGASA.

Desde UPIT se defiende, y lo seguirá haciendo, una Inspección generalista que aborde en su conjunto todos los aspectos de la relación de trabajo. Este modelo sería también gravemente amenazado si la separación de competencias se llevase a cabo.

En definitiva, constituiría un error separar los derechos laborales de las personas trabajadoras de los derechos económicos fruto de su inserción en el Sistema de Seguridad Social.

Inspectores deben acompañar a la Seguridad Social siempre

Por su parte, el Sindicato de Inspectores de Trabajo y Seguridad Social, en palabras de su presidenta Ana Ercoreca “nuestra visión es clara».

«La Seguridad Social no debería separarse del Ministerio de Trabajo, pero si así sucede la inspección de trabajo debería ir donde se ubique la Seguridad Social. No se puede entender el trabajo de ese colectivo fuera de ese ámbito”.

Desde esta entidad se alude al alta a la Seguridad Social, como el inicio de los derechos de cualquier trabajador, tanto a nivel de derecho de descanso como en cuanto a seguridad e higiene en el trabajo.

“Sería muy peligroso que se separase la Seguridad Social de la inspección de trabajo. No sólo afectaría a nuestro trabajo sino a la calidad de las relaciones de trabajo”.

En ese hipotético cambio que se analiza en las negociaciones entre PSOE y Unidas Podemos podría darse la hipótesis de que la Seguridad Social acabara en el Ministerio de Hacienda como una secretaria de Estado de donde dependería el Organismo Estatal de la Inspección de Trabajo y de la Seguridad Social, en el caso que la inspección de trabajo acompañara dicha salida en este nuevo esquema.

Dicho Organismo Estatal se creó con La Ley 23/2015, de 21 de julio, que fijaba una nueva configuración del Sistema de Inspección de Trabajo y Seguridad Social, donde la puesta en marcha de un órgano de estas características era uno de sus pilares fundamentales. 

Sin embargo, la entrada en funcionamiento efectivo de este Organismo no fue inmediata, habiendo de esperar a la aprobación de sus Estatutos donde se regulaba su estructura central y periférica, los órganos de dirección y participación institucional.

Su entrada en funcionamiento se produjo el 8 de abril del 2018, lo que ha ayudado a impulsar su Plan Estratégico 2018-2020.

Desde este colectivo profesional se señala que los resultados logrados en el Plan “Por un Trabajo digno”, que ha convertido miles de contratos temporales en fraude de ley en indefinidos “si no hubiéramos tenido acceso a las bases de datos de la Seguridad Social».

«Creemos que la Seguridad Social es un elemento clave para las relaciones laborales”, apunta Ercoreca.

Una medida organizativa poco útil

Para esta inspectora de trabajo y seguridad social “este tipo de medida organizativa podría menoscabar la búsqueda de calidad en el empleo. No es una buena idea que se separe del Ministerio de Trabajo la Seguridad Social».

Y recalca la importancia que este cuerpo de profesionales se enclave en la posible nueva estructura que albergase la Seguridad Social.

Por su parte desde la Federación de Servicios a la Ciudadanía de CC.OO. Josetxo Gándara, también presente en esa plataforma que negocia con Trabajo mejoras salariales para los inspectores de trabajo, aclara a esta publicación se señala como una barbaridad la salida de la Seguridad Social del Ministerio de Trabajo “pese a que la política lo aguante todo”.

Gándara recuerda que la vinculación del Ministerio de Trabajo con la Seguridad Social ha sido total, salvo el periodo que va entre “1977 y 1981 donde estuvo dentro del Ministerio de Sanidad, en una etapa en la esta actividad estuvo sin transferir».

«De hecho, se hablaba de ir al médico o a la Seguridad Social. Pero hoy no tendría explicación un cambio ministerial”.

Para este sindicalista “no tendría mucho sentido romper el ámbito de trabajo en varios Ministerios situando a la Seguridad Social en otro Ministerio como podría ser Economía o Hacienda».

«Habría que ver de donde cuelga al final el Organismo Estatal de la Inspección de Trabajo si se hace este cambio, pero perjudicaría la gestión laboral de este país”.

En el caso del trasvase de la Seguridad Social saliera a otro ente ministerial parece lógico que la Inspección de Trabajo y su Organismo Estatal acompañara en esa salida. “Habrá que ver si hay Gobierno lo primero y ver luego el reparto de Ministerios y de Secretarias de Estado”.

Para Gándara sería más sencillo que colgase de Economía que del Ministerio de Hacienda, donde se crearía un macroministerio, más complicado de fiscalizar ante su ingente volumen presupuestario que acumularía con la llegada de la Seguridad Social.

Este sindicalista también se pregunta “entonces que haremos con el Servicio Público Estatal de Empleo que gestiona 15.000 millones en políticas de desempleo y otros 4.000 en políticas activas de empleo. Ya sabemos que estas políticas de empleo fueron demandadas por Pablo Iglesias en la anterior legislatura”.

Para este profesional, como para el resto de los expertos consultados por esta publicación, es importante saber dónde acabará la inspección de Trabajo y Seguridad Social ubicada.

Una inspección que reclama más medios materiales y humanos para hacer su trabajo. Es posible que dentro de unos días conozcamos su futuro más inmediato.

Fuente Confilegal

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de