¿Justifican nuestros salarios que ahorremos mucho menos que en el resto de Europa?

Noticia:

V Jornada de pensiones de Ibercaja

  • En España nos hemos acostumbrado a escuchar que ahorrar es difícil o imposible porque nuestros salarios son más bajos que en los países de nuestros entorno
  • Si nos fijamos, por ejemplo, en el diferencial salarial de Países Bajos, Dinamarca, Reino Unido o Suecia los sueldos son, efectivamente, un 40% superiores a los de España, si bien la diferencia en el esfuerzo de ahorro duplica ese porcentaje y ronda el 80%
  • Según explicó Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa, el modelo de ahorro de los hogares españoles es un “monocultivo” al estar basado fundamentalmente en la adquisición de la vivienda propia y en los depósitos bancarios
  • El modelo de ahorro deberá cambiar y tendrá que ganar en sofisticación, extensión, diversificación y obligatoriedad

Hay muchas formas de calcular el nivel de ahorro de una sociedad y ponerlo en relación con su nivel de renta es una de ellas. En España nos hemos acostumbrado a escuchar que ahorrar es difícil o imposible porque nuestros salarios son más bajos que en los países de nuestros entorno. Es cierto que que así, pero también lo es que nuestro esfuerzo de ahorro es mucho menor que en estos países. Si nos fijamos, por ejemplo, en el diferencial salarial de Países Bajos, Dinamarca, Reino Unido o Suecia los sueldos son, efectivamente, un 40% superiores a los de España, si bien la diferencia en el esfuerzo de ahorro duplica ese porcentaje y ronda el 80%.

Así se refleja en el siguiente gráfico elaborado por Unespa en el que podemos analizar otros casos menos extremos, pero que igualmente ponen de manifiesto que la baja tasa de ahorro de España no se justifica íntegramente por nuestro nivel salarial. Cobramos menos, sí, pero también ahorramos mucho menos de lo que lo hacen el resto de países europeos.

Es llamativo el caso de Portugal, país donde el nivel salarial es casi un 60% menor que en España, pero que, sin embargo, realiza un esfuerzo de ahorro un 37% mayor. Hungria o Polonia también son ejemplos ilustrativos ya que los salarios son un 145% y un 122% mayores que en España y la diferencia en el esfuerzo de ahorro es un 11% menor y apenas un 2% mayor, respectivamente.

¿Cómo impactará la longevidad en el modelo de ahorro a largo plazo de los españoles?

La longevidad es susceptible de impactar en el modelo de ahorro a largo plazo cambiándolo de forma sustancial. Según explicó Pilar González de Frutos, presidenta de Unespa durante la V Jornada de Pensiones en España organizada por Ibercaja, el modelo de ahorro de los hogares españoles es un “monocultivo” al estar basado fundamentalmente en la adquisición de la vivienda propia y en los depósitos bancarios. “El primero de los elementos se fomentó, además de por razones fiscales, porque existía la sensación de que la inversión inmobiliaria protegía a los particulares ante dos de los tres riesgos de la vejez: riesgo financiero, puesto que los precios inmobiliarios nunca iban a bajar; y el riesgo de inflación, puesto que, de hecho, la revalorización del ladrillo iba a ser, siempre, una revalorización real. Solo quedaba, pues, el tercero de los riesgos, el de longevidad o, si lo preferimos, el riesgo de sobrevivir a los propios ahorros”, ha explicado De Frutos.

En cuanto a la segunda apuesta, la de ahorrar en depósitos, De Frutos considera que se fundamenta en el valor extraordinario que los españoles le damos a la liquidez. “Cada vez que se ofrece una alternativa de ahorro, casi la primera pregunta que se hace el español es si puede disponer de su dinero en todo momento. Es una sensación falsa de que el dinero que mantenemos ilíquido ya no es nuestro y que contrasta con la inversión en vivienda, la más ilíquida de todas”.

Según De Frutos el modelo de ahorro deberá cambiar y tendrá que ganar, en primer lugar, en sofisticación. “Los productos sencillos son sencillos por algo”, afirma. Además, tendrá que ganar en extensión, “puesto que la única manera de responder al hecho de que viviremos más años es ahorrar también más años”. Por otra parte, tendrá que ganar en diversificación pues, “cuando todo se apuesta al número 15, cuando estalla la burbuja del número 15, las cosas se ponen muy feas”.

Por último, sostiene De Frutos, tendrá que ganar en obligatoriedad o “automatismos”. “Las sociedades no toman por sí solas la decisión racional de ahorrar, necesitan incentivos y obligaciones, porque cuando no los hay, solo ahorran los que tienen objetivos para ello, lo cual es lo más socialmente desigual que existe”.

Las experiencias recientes de “automatismos”nos han enseñado que los sistemas de adscripción por defecto, que siempre respetan la volutnad del individuao a la hora de no ahorrar, hansido mujy eficientes a la hora de conseguir que muchas personas que antes no ahorraban, ahora lo hagan. “La experiencia internacional tambien nos dice que el puro automatismo no funciona, funciona cuando se combina con un esfuerzo compartido de ahorro, cuando aquel particular que decide ahorrar para su futuro recibe la recompensa de que haya alguien que también ahorre por él y con él”, concluye De Frutos.

0 0 vote
Article Rating

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email
Suscribirme
Notificarme de
guest
0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
¡Únete al debate! Ver comentariosx
()
x