El Gobierno eleva el coste previsto de las pensiones tras recalcular la esperanza de vida

Noticia:

El efecto de la elevación de la esperanza de vida sobre las pensiones ya está aquí. El Ministerio de Trabajo prepara un Orden en la que eleva el coste previsto a futuro de las prestaciones de jubilación, incapacidad permanente y muerte y supervivencia que cubren las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales una vez actualizados los parámetros de mortalidad después de una década sin hacerlo.

La clave es cómo se calculan los conocidos como capitales coste de las pensiones. Este concepto hace referencia al dinero que deben transferir las mutuas a la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) para garantizar el pago de las pensiones y las prestaciones que ellas abonan en lugar del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS).

Estas cantidades son una estimación de lo que finalmente será el pago de las pensiones y se calculan a partir de tres variables: las tablas de mortalidad, un tipo de interés y la revalorización prevista de las pensiones.

El proyecto de Orden, que aún puede estar sujeto a cambios, modifica estos tres parámetros para adaptarlos a la realidad del momento. De un lado, revisa las tablas de mortalidad, que a día de hoy se basan en el estudio de los distintos colectivos de pensionistas de la Seguridad Social del año 2000, entre los que encuentran beneficiarios de prestaciones por jubilación, incapacidad permanente, viudedad y orfandad.

De esta forma, las nuevas tablas “permitirán un cálculo más real de los correspondientes capitales coste aplicables”.

Al mismo tiempo, se actualiza el tipo de interés técnico, que se sitúa en el 1,57% anual, cuantía “acorde con los tipos medios de interés de los empréstitos materializados en bancos y obligaciones del Estado”, y también la revalorización media futura que se fija en el 1,8%, que no es otra cosa que la inflación esperada.

Mayor esperanza de vida, mayor gasto

Atendiendo al primero de estos factores, la esperanza de vida, aumenta hasta un 35% a partir de los 50 años respecto al anterior cálculo a efectos de la pensión de jubilación.

Este porcentaje aumenta también hasta el 50% en los primeros cohortes de edad en el caso de las pensiones de incapacidad permanente y viudedad. Es decir, para aquellos de 19 años, por ejemplo, la esperanza de vida es hoy un 50% mayor. En ambos casos, el incremento es menor a edades más avanzadas.

La revalorización, con el IPC

En cuanto a la revalorización de las pensiones, pese a que la reforma de las pensiones de 2013 no se ha derogado aún –la subida con el IPC en 2018 y 2019 es un mandato extraordinario incluido en los Presupuestos de 2018–, la Orden establece una revalorización media del 1,8%.

“Bajo el supuesto de que las pensiones se revaloricen de acuerdo con la variación el IPC, se toma como cifra media prevista para el largo plazo el 1,80%”, precisa el texto.

De esta forma se reduce el porcentaje del 2%, vigente hasta ahora en línea con el objetivo de inflación del BCE, a un índice dos décimas inferior, más acorde con las perspectivas de la inflación en los próximos años.

El resultado: mayor gasto

Los efectos de estas modificaciones en el cálculo de los capitales coste son de distinto signo. Por un lado, las nuevas tablas de mortalidad lo incrementan. En cambio, la revalorización del 1,8% en lugar del 2% provoca una reducción del desembolso de las mutuas y la rebaja del tipo de interés técnico vuelve a aumentar el importe del capital coste.

El envejecimiento en España continúa batiendo su propia marca. En 2017 ya hay 120 mayores de 64 años por cada 100 menores de 16, lo que sitúa la tasa de[…]

En conjunto, se produce un incremento “importante” de las rentas a satisfacer por la mutuas, aunque este impacto, según la Seguridad Social, se verá posteriormente atenuado cuando la correspondiente orden ministerial de cotización establezca el coeficiente de aportación a los servicios comunes, que se establecen anualmente para determinar las aportaciones a cargo de las mutuas colaboradoras al sostenimiento en último término del equilibrio financiero entre las mismas y la Seguridad Social.

Como resultado, las transferencias de las mutuas deberían aumentar un 10,92% por el efecto del aumento de la esperanza de vida, porcentaje que se vería reducido al 7,69% al aplicar una menor revalorización prevista. Si a los dos factores anteriores se le añade el tipo de interés técnico, el importe de la transferencia sería del orden de un 35,52% superior.

En millones de euros, esto suponen 362,89 millones de euros para los capitales de coste de incapacidad permanente y viudedad, un 42,8% más.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de