El coste del absentismo laboral se dispara un 10% y supera los 85.000 millones

Noticia:

El coste total que representa el absentismo laboral para España se disparó un 10% en 2018 hasta sobrepasar los 85.000 millones de euros, 31.000 millones más que en 2013. Desde ese año, coincidiendo con el fin de la crisis, arrancó el repunte del absentismo al disiparse progresivamente las severas incertidumbres que pesaban sobre el mercado laboral. Este coste récord, que representa un 7,7% del PIB, está motivado por el aumento del 12,89% en el gasto en prestaciones económicas por incapacidad temporal por contingencias comunes (ITCC), que ascendieron a 7.498 millones en 2018. El coste directo para las empresas fue de 6.900 millones de euros, mientras que el coste de oportunidad, en términos de la producción de bienes y servicios que se dejaron de producir por ese absentismo, ascendió a 70.741 millones, según los cálculos elaborados por la patronal de las mutuas Amat. Es decir, el coste total generado por el absentismo se elevó a más de 85.140 millones en 2018

Del coste total del absentismo, el de las prestaciones se financia con cargo a las cotizaciones por Contingencias Comunes que pagan los empresarios y trabajadores (84% y 16%, respectivamente, del 28,3% de la Base Reguladora por Contingencias Comunes) y los trabajadores autónomos a la Seguridad Social.

En el ejercicio 2018, las mutuas se han hecho cargo de 5.130 millones en prestaciones económicas de bajas por enfermedad común, correspondientes a cuatro millones de procesos de Incapacidad Temporal, de los cuales más de un millón se corresponden con patologías traumatológicas.

En 2018, con datos estimados, se produjeron más de 650.000 accidentes de trabajo que terminaron en una baja, con un coste para las mutuas de más de 950 millones de euros y más de 24 millones de días perdidos para las empresas. Más de 550.000 accidentes correspondieron a patologías traumatológicas (rodillas, articulaciones, dolores de espalda, fracturas, esguinces…) representando casi un 84% de los días perdidos.

La duración media de la baja laboral de los citados accidentes de trabajo es de 36,2 días, lo que representa 0,22 días menos de duración media por proceso si se compara con la duración media del total de los accidentes de trabajo (36,43 días).

Por contra, la duración media de las bajas por enfermedad común de las patologías traumatológicas se sitúa en 64 días, un 59% más respecto al total de las bajas por enfermedad común (40 días). Y si se contrasta la duración media de esas patologías por accidentes de trabajo con las de enfermedad común, las primeras duran casi un 45% menos que las segundas. La duración de las bajas traumatológicas es casi un 50% inferior (46,26%) cuando se trata de una contingencia profesional.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de