Objetivo 9 millones de votos: así son las ofertas de los partidos a los pensionistas

Noticia:

Los partidos han sacado toda la artillería para captar nueve millones de votos en las elecciones generales de este domingo. Los pensionistas son los protagonistas indiscutibles de los programas electorales que han elaborado PSOE, PP, Ciudadanos, Unidas Podemos, Vox y Más País. Son los cinco grandes partidos por orden de representación en el Congreso y la novedad de esta convocatoria electoral, con opciones a irrumpir como sexta fuerza en el Parlamento. Del resultado que arrojen las urnas dependerán, entre otros muchos asuntos, la sostenibilidad del sistema público de las pensiones y la garantía del poder adquisitivo de las prestaciones presentes y futuras. ¿Qué propone cada uno?

Si hay algo en lo que todos están de acuerdo es en garantizar el poder adquisitivo de las pensiones, pero con matices. Así se han comprometido los líderes políticos, sin embargo, conviene analizar uno a uno los distintos programas para desgranar las propuestas en esta materia. ¡Atención, spoiler!: existen dos grandes bloques, el de centro izquierda (PSOE, UP y MP) y el de centro derecha (PP, Cs y Vox). Los planes de los primeros giran en torno a la revalorización de las pensiones con el IPC, el reclamo unánime de los pensionistas; mientras los segundos ponen el foco en la mejora de la compatibilidad del cobro de la pensión de jubilación con el desarrollo de una actividad laboral o profesional. 

El PSOE, por el blindaje 

El partido del Gobierno que lidera el presidente en funciones Pedro Sánchez apuesta por blindar las pensiones en la Constitución y por lograr un acuerdo en el seno del Pacto de Toledo que garantice la sostenibilidad financiera del Sistema y el mantenimiento del poder adquisitivo de los pensionistas de acuerdo con el IPC real”, así como la mejora de las pensiones mínimas, las no contributivas y las de viudedad. Hasta que se alcance tal acuerdo, de seguir gobernando tras el 10-N, se compromete a actualizar las pensiones con la inflación todos los años. Para empezar, el Ejecutivo ya ha comunicado a Bruselas que aprobará una subida del 0,9% para 2020, en línea con el incremento de los precios previsto, y que en caso de quedarse cortos compensarán la diferencia con una ‘paguilla’.

Podemos va más allá

Los de Pablo Iglesias tienen un planteamiento para las pensiones muy similar al del Gobierno. Proponen recoger de forma expresa en la Constitución la garantía de revalorización de las pensiones al IPC. La diferencia es que UP no hace referencia explícita en su programa al Pacto de Toledo. En su lugar, presenta su propia receta, que pasa por derogar el factor de sostenibilidad; subir las pensiones no contributivas, las de viudedad y las mínimas “a partir de un suelo de 750 euros”; dar libertad para elegir los años de cómputo para el cálculo de la prestación; permitir la jubilación anticipada sin penalización a quien haya cotizado al menos 35 años y a trabajadores de sectores “especialmente duros” como las camareras de piso; compensar las lagunas de cotización; y revisar las reducciones y bonificaciones de cuotas, así como los topes de cotización. 

Más País: liquidar la reforma del PP

El partido fundado por Íñigo Errejón va en la misma línea que PSOE y UP, si bien apuesta directamente por la derogación de la reforma de las pensiones del PP de 2013 y de los coeficientes reductores que se aplican a los que acumulan más de 40 años cotizados. También promete el mantenimiento del poder adquisitivo mediante su constitucionalización y la subida con el IPC medio del año vencido. Más País quiere destopar las cotizaciones y modificar el tratamiento fiscal de los fondos privados de pensiones para que se adecue al que se aplica al resto de inversiones financieras. Todo esto, previa reactivación del Pacto de Toledo.

Al PP no le convence (solo) el IPC

El PP está de acuerdo en que las pensiones deben mantener su poder adquisitivo. Sin embargo, al partido que lidera Pablo Casado no le termina de convencer la actualización teniendo en cuenta solo el IPC. En paralelo, apuesta por introducir en la fórmula otros indicadores “que garanticen el cumplimiento simultáneo de los principios de mantenimiento del poder adquisitivo y sostenibilidad”. El programa del PP recoge la compatibilidad de “un porcentaje ascendente de la pensión de jubilación” con el desarrollo de una actividad laboral o profesional, además de exenciones en el IRPF para los jubilados activos que no cobren pensión. También quieren reducir la brecha por maternidad en la pensión y mejorar la transparencia del sistema para que los cotizantes puedan conocer en todo momento la cuantía de la pensión que van a cobrar.

Ciudadanos no se moja

La formación del candidato Albert Rivera es la que menos especifica sus medidas para las pensiones. Sí hablan de garantizar su poder adquisitivo, pero no mencionan el IPC y fían la reforma al Pacto de Toledo. Prometen habilitar “fórmulas” para adelantar la jubilación sin merma de la pensión, y al mismo tiempo reforzar el “premio” que reciben quienes retrasan voluntariamente su retiro. Asimismo, están en la línea de garantizar que sea compatible trabajar con percibir el 100% de la pensión y, en paralelo, tienen la intención de prohibir la jubilación forzosa. En la línea de los ‘populares’, quieren hacer posible consultar la pensión a la que se tendrá derecho en el futuro.

Vox quiere un sistema mixto

En su programa, Vox cuestiona la sostenibilidad del sistema de las pensiones, asegurando que “no puede cargarse sobre las generaciones más jóvenes el cortoplacismo electoral de los gobiernos, que dejan para el siguiente la obligación de solucionar el problema”. No menciona el IPC, pero sí el derecho a una pensión mínima que se revalorice con el coste de la vida. Los de Santiago Abascal quieren implantar un sistema mixto de capitalización y reparto y también ven necesario que los trabajadores puedan conocer el valor de su pensión futura. En cuanto a medidas concretas, destaca el cómputo de toda la vida laboral para el cálculo de la pensión, incentivos al retraso de la jubilación y la mejora de la compatibilidad con actividades profesionales. También quieren ampliar los beneficios fiscales de los fondos de pensiones.

Hasta aquí las promesas de campaña. Si algo queda claro es que la reforma vigente del PP tiene los días contados. Todo apunta a que el Índice de Revalorización que impone subidas de las pensiones del 0,25% siempre que el sistema esté en déficit es cosa del pasado. De hecho, fue el propio Mariano Rajoy el que lo dejó sin efecto al firmar actualizaciones con el IPC para 2018 y 2019. También está en cuestión el Factor de Sostenibilidad, que debía haber entrado en vigor este año pero se ha retrasado a 2023. Estos y otros asuntos ocuparán al Pacto de Toledo durante la próxima legislatura. De momento, Pedro Sánchez ha prometido que subirá las pensiones un 0,9% en 2020. Está por ver cómo, porque si persiste el bloqueo tras el 10-N seguirá en funciones cuando acabe el año y no podrá aprobar la actualización por real decreto ley. 

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

1
Deja tu comentario

avatar
1 Conversaciones
0 Respuestas
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Conversación más activa
1 Comment authors
Avatar Autores recientes
  Suscribirme  
Recientes Antiguos Más Votado
Notificarme de
Avatar
Invitado
FJRB

La izquierda mirando a las No contributivas, viudedad y mínimas.
A este paso, cotizar más de quince años va a ser de tontos… Y así nos irá. Vamos camino de una pensión única, hayas aportado más o menos
Si has trabajado cuarenta años o quince, la diferencia en la edad de jubilación es, a día de hoy, de un año. Si la cuantía va camino de ser también pareja, incentivar el empleo para cuándo?
La derecha buscando incentivar el trabajo, pero compatibilizando con pensión, es decir, que unos abarquen todo, que el trabajo sea para quien no lo necesita ya. Y mientras, los parados, que se las apañen.
Y entre unos y otros, el futuro cada vez peor.