La Administración se consolida como líder en contratos temporales

Noticia:

La tasa de temporalidad alcanza el 28,2% dos puntos por encima del sector privado

La temporalidad de los contratos es uno de los mayores problemas del mercado laboral español. Lo admiten los sindicatos y las patronales; el Gobierno e instituciones supervisoras como el Banco de España. Es uno de los primeros temas que se pondrá la mesa cuando un nuevo Gobierno deba afrontar con los agentes sociales el debate sobre qué hacer para reanimar el mercado de trabajo y adaptarlo a los nuevos tiempos. Lo curioso es que en ese planteamiento figurará el hecho de que al calor de la reforma laboral que se quiere actualizar, la Administración Pública se ha convertido en el principal exponente de este problema de temporalidad que tiene en la sanidad o la educación, los dos pilares de la política social, las principales áreas donde opera.

Así, un endurecimiento de las condiciones para llevar a cabo contratación temporal y mejorar la calidad del mercado laboral español repercutiría directamente sobre el sector público. Contra lo que pudiera pensarse no todos los puestos que ofrecen los distintos servicios públicos son indefinidos. De hecho, las administraciones públicas lideran la contratación temporal en España con una tasa del 28,2% en los nuevos contratos que supera en dos puntos a la del sector privado.

A veces, esta temporalidad del empleo público juega una mala pasada a las administraciones. La semana pasada, el Ministerio de Trabajo se enfrentó a la obligación de explicar un panorama laboral que meses antes negaba. El dinamismo en la creación de empleo se ha reducido a ritmos mínimos del 0,02% mensual. Al dar a conocer los datos, Octavio Granado, secretario de Estado de la Seguridad Social y una de las personas que mejor conoce la dinámica del mercado de Trabajo, admitió su preocupación por el “enfriamiento” de la situación económica y no pudo dejar de admitir que ignoraba qué es lo que había pasado en las administraciones públicas para que contrataran por debajo de lo previsto.

La sorpresa negativa en el empleo fue el indicador definitivo para que el Gobierno acabara admitiendo que la economía crece por debajo de lo previsto. En realidad, la contribución de las administraciones a la creación de empleo el pasado mes de septiembre fue más negativa de lo esperado. Es decir, el sector público concluyó el mes destruyendo un total de 28.888 puestos de trabajo, según datos recogidos por el sindicato de funcionarios CSIF.

Los principales contribuyentes a esta destrucción de empleo desde el sector público fueron las Administraciones públicas, con casi 15.000 bajas en la Seguridad Social y la sanidad, con algo más de 14.000. El hecho de que casi uno de cada tres contratos que se firman en el sector público sea temporal lo convierte en un factor más que relevante para prever el flujo de entradas y salidas del mercado laboral. En total, el sector privado emplea, según el INE, a 16,6 millones de personas contra 3,2 millones en el sector público.

En ambos sectores, la estacionalidad provoca oscilaciones de centenares de miles de contratos en días concretos del año, como el pasado 30 de septiembre, cuando se dieron de baja 431.600 personas. En hitos del calendario laboral como el final del verano, cuando concluye la temporada alta del turismo y terminan también los contratos vinculados a este negocio, septiembre suele ser un alivio para la cifra de afiliados a la Seguridad Social.

Este año sin embargo el empuje de las nuevas contrataciones ha sido menor de lo esperado en los sectores mencionados y en educación, donde el número de contrataciones para la vuelta al colegio fue sensiblemente inferior al realizado años atrás. Las 45.521 personas que han sido dadas de alta en esta área están lejos de cubrir una cifra de bajas acumuladas entre junio, julio y agosto de 221.000 contratos. Buena parte de ellos se recuperarán en el actual mes de octubre, que en el calendario laboral de las contrataciones de la administración figura como el momento en el que la educación cobra protagonismo con aumentos cercanos al 20% en el saldo de altas y bajas de la Seguridad Social.

En cualquier caso, si se confirma en octubre el cambio en el ritmo de contrataciones que sorprendió al Gobierno la semana pasada, la Administración habrá entrado definitivamente en una tendencia de desaceleración en materia de empleo. La recuperación económica fue avanzada en 2014 por el avance en las tasas de ocupación de los sectores público y privado. Cuatro años después, tras concluir el último trimestre de 2018 con una tasa de crecimiento récord del 4,43%, en el segundo trimestre de este año el ritmo se ha reducido a casi la mitad.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de