Junio de infarto en la Seguridad Social: las pensiones rozan los 19.000 millones

Noticia:

Supera el déficit de todo 2018

Alta tensión en la Seguridad Social a las puertas del verano. Junio, como diciembre, son periodos en los que habitualmente la tesorería encara fuertes necesidades de liquidez, porque a la nómina mensual de los pensionistas se suma la paga extraordinaria que toca desembolsar. Y en esta ocasión el estrés al que se expone el sistema es máximo, ante un gasto desorbitado que se acerca peligrosamente a los 19.000 millones de euros, cifra que, para hacerse una idea de su magnitud, no solo se come el déficit que acumuló la Seguridad Social en todo 2018, sino que supera de largo ese agujero de 18.286 millones de euros.

Los miles de millones de euros de déficit generados en todo un ejercicio servirían para hacer frente a las necesidades de un solo mes. Esa es la situación a la que se enfrenta la Seguridad Social en apenas unos días, cuando tendrá que hacer frente a un gasto que superará los 18.600 millones de euros, entre la nómina mensual y la extraordinaria, según cálculos efectuados por La Información en base a un desembolso que pulveriza mes tras mes todos los récords tras las últimas subidas aprobadas por el Gobierno y que en mayo ya rozó los 9.611 millones.

Desde hace años la Administración abona la pensión y la extra de verano a finales de junio, situación similar a la que se da en noviembre, cuando jubilados y el resto de pensionistas se llevan una pequeña alegría en sus cuentas bancarias de cara a la Navidad. Son momentos complicados porque el sistema tiene que asumir el desembolso doble a pesar del mal estado de sus cuentas. Pero, ¿cómo se hace frente a este gasto extra?

Como es habitual, la nómina ordinaria se financiará con los recursos generados por las cotizaciones sociales, que crecen a un ritmo del 8% gracias al avance del empleo y al incremento de las bases de cotización. ¿Y la extra? El Gobierno asegura que cuenta con «liquidez suficiente» y no sacará dinero del Fondo de Reserva, en el que apenas quedan 5.000 millones de euros que difícilmente dan ya para pagar media nómina.

Lo afirmó el director general de la Tesorería General de la Seguridad Social, Javier Aibar, durante la rueda de prensa de presentación de los datos de paro y afiliación de mayo. Pero esa liquidez suficiente para no tocar la conocida como ‘hucha de las pensiones’ es insuficiente para financiar ese gasto extraordinario de unos 9.000 millones, por lo que Magdalena Valerio tirará de parte del préstamo del Estado que concedió el Consejo de Ministros a la Tesorería General de la Seguridad Social por importe de 13.830 millones de euros el pasado mes de marzo.

Entonces, el Ministerio de Trabajo informó de que para hacer frente a los abonos de la nómina ordinaria y extraordinaria, que suponen «un desembolso que supera los 18.000 millones de euros y que puede generar tensiones de liquidez al sistema», se articulaban dos libramientos del préstamo en los meses de junio y noviembre. Se estableció que la Seguridad Social libraría 7.500 millones con fecha límite 1 de julio de 2019 para abonar la nómina doble de más de 9,7 millones de pensiones este mes y otros 6.330 millones en noviembre, con límite 1 de diciembre.

Nadie quiere vaciar la ‘hucha’

Si bien fuentes del Ministerio no confirman ahora que esa vaya a ser la cantidad final en este mes de junio, deberá ser similar, al menos si no se quiere tocar, como se ha afirmado desde el Ejecutivo, la mal llamada ‘hucha’ de las pensiones. Este fondo, que contiene dinero vivo, invertido en activos –no estanco– llegó a contar con 67.000 millones de euros en su mejor momento, allá por el año 2011, y ahora tiene apenas 5.000 millones, cifra equivalente a poco más del 0,4% del PIB. 

Cierto es que el pasado año 2018 la Tesorería solo dispuso de 3.000 millones del Fondo de Reserva para dotar de liquidez al sistema a finales de año para afrontar una nómina doble de 18.321 millones de euros. Fue la única ocasión en la que se tocó la hucha en todo el ejercicio y en el que menos se dispuso de los últimos seis años: en 2012 se retiraron 7.003 millones de euros; en 2013 fueron 11.648 millones; en 2014, unos 15.300 millones; en 2015, 13.250 millones; en 2016 se dispuso de hasta 20.136 millones de euros y en 2017, de 7.100 millones. 

Pero, en paralelo, los sucesivos Gobiernos han ido endeudando el sistema de la Seguridad Social. Ninguno ha querido pasar a la historia como el que vació la hucha de las pensiones, por lo que han tenido que tirar de créditos consignados en las leyes de Presupuestos. Tanto que el pasivo de la Seguridad Social superará a finales de este año los 55.000 millones de euros, el triple que en 2016, debido a las líneas de crédito que ha activado no solo Pedro Sánchez, sino también su predecesor en el cargo, Mariano Rajoy, de 10.129 millones de euros en 2017 y otros 13.830 millones en 2018, cuantía que se ha prorrogado calcada a falta de Presupuestos Generales del Estado para 2019.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de