España ya supera la media de los países desarrollados en número de autónomos

Noticia:

REPRESENTAN MÁS DEL 16% DE LA POBLACIÓN ACTIVA

En España hay 3,28 millones de autónomos afiliados a la Seguridad Social. Cifra que sería algo inferior (3,17 millones) si tomamos como referencia la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo semestre de 2019. En cualquier caso su peso supone ya en torno al 17% de la población española en edad de trabajar. Teniendo en cuenta estos datos, ¿En qué posición estamos respecto a los demás países desarrollados?; ¿ y en comparación con el resto de países del mundo?

Según los últimos datos hechos públicos por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) relativos a 2018, España ocupa la posición número 13 del ranking de países de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico) en cuanto a peso de los autónomos en la economía del país. Esto nos sitúa en el centro de la tabla integrada por las 36 naciones encargadas de promover políticas que mejoren el bienestar económico y social de los ciudadanos.

El peso del trabajo autónomo en el mercado laboral español es del 16,45%, según datos de la OIT. Porcentaje claramente por debajo del de países como Grecia, que encabeza la lista con un 33,99%, México (31,39%), Italia (23,15), Nueva Zelanda (18,50%) o la vecina Portugal (16,98%).

En el lado contrario, con cifras inferiores a las de España, se encuentran países como Estados Unidos, que con  un 6,21% registra el número de autónomos más bajo de la OCDE, Alemania (10,17%), Japón (10,37%), Francia (11,61%) o Israel (12,33%). En comparación al conjunto de países analizados, España estaría un punto por encima de la media de la OCDE. Mientras que ésta se sitúa en un 15.25%, en España los autónomos tienen en un peso en el mercado laboral del 16.25%.

Fuera de los países integrantes de esta organización, destacan China, con un 46,91% de autónomos, Colombia y Perú, con tasas del 50,9% y 54% respectivamente, y Somalia, con casi un 80% de trabajadores autónomos sobre el conjunto de la población activa.

Los datos proporcionados por el organismo que dirige Guy Ryder desde 2012, ponen de manifiesto el descenso porcentual de trabajadores por cuenta propia respecto a los asalariados, tanto en España como en el resto de países en general.

Desde 1991 -fecha en la que se inician los registros de la OIT- el peso relativo de los autónomos se ha ido reduciendo paulatinamente desde el 25,36% hasta el citado 16,45% de 2018. Es decir, casi 10 puntos menos. Sin embargo en términos absolutos el número de autónomos ha crecido exponencialmente desde esa fecha con el único bache de la última crisis económica. Precisamente en 1991 había poco más de dos millones de autónomos en España frente a los 3,2 millones registrados el año pasado.

Ésto suele suceder cuando se recupera el empleo asalariado. Es decir, cuando el mercado laboral crece, aumenta en términos absolutos el número de autónomos pero se incrementa mucho más el de asalariados. Y a la inversa. Precisamente, los picos más altos en el porcentaje de trabajadores por cuenta propia se registraron entre los años 1991 y 1994, cuando la economía española vivió otra gran crisis económica y la tasa de paro se acercó al 24%.

Para comprender mejor el retroceso se ha de tener en cuenta el cambio del modelo productivo que se inició en 1995 con la recuperación de la industria. Precisamente fue en este año cuando la tasa de autónomos sobre población activa empezó a menguar.

Otro gran repunte porcentual se produjo entre los años 2012 y 2015. Durante la crisis y el inicio de la recuperación, si bien no se llegaron a alcanzar los porcentajes de los años 90, se rondó el 18%. El mercado laboral asalariado estaba en mínimos y además se dio un impulso considerable al trabajo autónomo con las políticas de fomento impulsadas en su momento. Entre ellas la Tarifa Plana de 50 euros (desde diciembre 60 euros), que desde su puesta en marcha ha beneficiado a más de dos millones de trabajadores y ha aportado más de 1.200 millones de euros en cotizaciones a la Seguridad Social.

La anterior circunstancia no es exclusiva de España y tiene también mucho que ver con la salida de las crisis mundiales. En los países del Sur de Europa se repite la misma tendencia. Francia es el país donde el porcentaje de autónomos con respecto a la población activa más se ha contraído, pasando desde el 15,26% del año 91 al 11,61% de 2018. Portugal e Italia son otros dos ejemplos, donde ha caído del 25,70% al 16,98% y del 28,31% al 23,15%, respectivamente.

Al otro lado del charco la propensión es similar. En Estados Unidos el peso ha variado desde el 9,02% al 6,21%. En México el descenso ha sido de más de 10 puntos (del 44,51% al 31,39%), mucho más acusado que en Chile, donde apenas fue de dos puntos (del 30,65% al 28,52%).

Caso distinto es el de Alemania y Reino Unido. Ambos con ligeros incrementos sobre el total de la población ocupada. El porcentaje de autónomos alemanes habría crecido algo más de medio punto (del 9,67% al 10,17%) en el citado periodo, y el de trabajadores por cuenta propia británicos en casi dos (del 13,61% al 15,31%).

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de

Servicios Profesionales

Si tu caso requiere de una atención profesional, somos tu equipo para ayudarte a resolverlo.

Servicios Profesionales

Recibe atención por email o presencial. Te ofrecemos dos opciones.