110 políticos “antiguos” con pensiones de jubilación de incluso más de 3.000 €

Noticia:

Hay ex diputados y ex senadores que, en función de sus años en política, cobran pensiones que pueden llegar a superar los 3.000 euros pues se benefician del Reglamento de Pensiones Parlamentarias. Se trata de 110 casos atípicos ya que para cobrar dichas pensiones no han tenido que cotizar lo mismo que un trabajador normal y corriente.

A destacar, entre todos ellos, a Jaime Ignacio del Burgo, senador y diputado del Partido Popular de Navarra durante 28 años, y Pablo Castellano, diputado socialista por Cáceres, quienes son los únicos en pasar los 3.000 euros de pensión de jubilación (3.102,65 euros).

Entre los jubilados políticos que más cobran (de los 110 que aún se acogen a una ventaja que ya no existe entre la actual clase parlamentaria) aparecen: Cristina Almeida IU (2.792 euros), Mauro Varela Pérez PP (2.482 euros), Antonio Faura Sanmartín PP (2.482 euros), José Luis Galache PSOE (2.482 euros), Joaquín Galant PP (2.482 euros), Joaquín García-Romanillos Valverde UCD (2.482 euros), Jesús María Pérez Corgos PP (2.482 euros), María Teresa Revilla López PP (2.482 euros), Josep María Trías de Bes i Serra CiU (2.296 euros), Blas Camacho Zancada PP (2.179 euros), Pere Vidal I Sardo CiU (2.067 euros), Virtudes Castro García PSOE (2.060 euros) y Ana María Ruiz Tagle PSOE (2.015 euros).

Más de 1,36 millones de euros es lo que cuesta pagar estas 110 pensiones al erario público cada año

En el lado contrario, hay políticos que aparecen en la lista con prensiones de jubilación meramente simbólicas. Es el caso de Sergio Moreno / PSOE (77 euros), María Isabel Pozuelo / PSOE (62 euros), José Rivas / PP (50), Francisco Javier Martín del Burgo /PSOE (50) o Rafaela Fuentes PSOE, quien cobra la pensión política más baja con sus 15,29 euros. Suponemos que tienen otras fuentes de ingresos.

Los parlamentarios que cobran este tipo de pensiones se benefician de un privilegio que ya fue eliminado. El Reglamento de Pensiones Parlamentarias “tiene como objeto situar a los parlamentarios españoles en un nivel equiparable a la media de los países de nuestro entorno”. No obstante, hasta julio de 2011, este Reglamento otorgaba unos beneficios de los que 110 ex políticos se siguen beneficiando.

Por aquel entonces, un trabajador tenía que cotizar 35 años para recibir el 100% de su pensión de jubilación. En el caso de diputados y senadores, les bastaban 11 años de funciones políticas para acceder al máximo de la pensión. Si cumplían entre 9 y 11 años, optarían al 90%, mientras que entre 7 y 9 años, sería el 80%.

Además de estos años en política, los diputados y senadores debían cumplir una de estas tres condiciones. Tener más de 65 años y estar jubilados; haber obtenido la jubilación anticipada habiendo cumplidos 60 años y cotizado durante 40 años; tener una declaración de incapacidad con permanente total, absoluta o gran invalidez.

Pero en julio de 2011 de la mano de José Bono , presidente del Congreso en ese momento y Javier Rojo, presidente del Senado entre 2004 y 2011, cambiaron esta normativa. A partir de ese día, tanto diputados como senadores cotizarían de la misma forma que cualquier afiliado al régimen de la Seguridad Social, derogando los privilegios de los que disponían.

Pero la modificación no se aplicó con carácter retroactivo por lo que los políticos que hubieran ejercido como tal entre 1977 y 2011 mantendrían sus ventajas a la hora de jubilarse, por lo que a día de hoy, son 110 los diputados y senadores que siguen disfrutando de las ventajas de aquel Reglamento de Pensiones Parlamentarias, con retribuciones que, en algunos casos, superan los 3.000 euros.

Fuente: Valencia noticias

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja un comentario