Cuanto más suban las pensiones, más viejos nos jubilaremos: la realidad de la manta corta

Noticia:

“La mayor partida en pensiones de la democracia”, presumía ayer el Gobierno en Twitter tras presentar su proyecto de Presupuestos. Un mensaje que van a poder reutilizar cada año, durante unas cuantas décadas, porque así seguirá sucediendo. Cada ejercicio, la partida será mayor y mayor y mayor. Irá creciendo como el famoso chicle kilométrico. Bum, bum, bum, bum, bummer.

Cuando hace frío, si tenemos una manta que no nos llega para cubrirnos de la cabeza a los pies, tenemos que elegir: o dejamos que se nos congele la parte superior o la parte inferior. Eso, o bien un poquito de ambas partes. Esto último sería lo que, en el terreno de la jubilación, se conoce como pacto intergeneracional por las pensiones, que consiste en buscar un equilibrio entre los mayores y los trabajadores actuales y futuros.

Un pacto que, quizá sin que muchos de uno y otro lado lo sepan, ahora mismo está prácticamente roto. Los jubilados no están dispuestos a perder poder adquisitivo y, por eso, en cuanto volvió la inflación con la salida de la crisis, se lanzaron a la calle porque no podían consentir que el precio del gas, los medicamentos o la electricidad subieran más que su nómina pública. Como es lógico, pidieron tirar de la manta hacia su lado. Y los políticos no han dudado en hacerlo con fuerza, en la antesala de un superaño electoral, ante el enorme coste que les puede suponer.

Pero para cubrir sus cabezas, los pies se han quedado a la intemperie entre los cotizantes actuales. Especialmente quienes están más lejos de la edad de retiro, que ya ven muy cerca las dos orejas al lobo: primero, con las ya anunciadas subidas de impuestos; y segundo, con medidas como la reconocida ayer desde Trabajo y que poco a poco irán llegando: retrasar todavía más la edad de jubilación. Es decir, trabajar durante más tiempo, cobrando menos.

No piensen que esto es por culpa de los políticos españoles, que son unos corruptos y derrochadores, no se trata de un problema local. La mayoría de países de nuestro entorno atraviesan situaciones similares, por el invierno demográfico que ya respiramos, y progresivamente han ido postergando el retiro. Por no hablar de otros un poco más lejanos, como Rusia, que lo hizo 5 años de golpe

El problema añadido de España es que la situación demográfica todavía es peor que entre nuestros vecinos, por lo que lo lógico es pensar que la presión fiscal y laboral sobre el cotizante actual irá en aumento. Y, precisamente, dado que el colectivo cercano al retiro cada vez será más numeroso, también crecerá su capacidad de presión, por el mayor volumen de votantes.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

2
Deja tu comentario

avatar
1 Conversaciones
1 Respuestas
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Conversación más activa
2 Comment authors
JIHGAvatar Autores recientes
  Suscribirme  
Recientes Antiguos Más Votado
Notificarme de
Avatar
Invitado
Antonia cámara Trujillo

Ola soi antonia tengo 51 año estoi parada tengo 28 años cotizado kderecho tengo me kedara pension