Cómo reclamar a Hacienda la deducción de 1.000 euros por guardería si te deja sin ella

Noticia:

La campaña de la renta 2018, que arranca en abril, tendrá un nuevo beneficio fiscal para la conciliación familiar que no llegará a todas las madres. Los presupuestos del año pasado recogieron por primera vez una deducción de 1.000 euros por gastos en guardería que la Agencia Tributaria (AEAT) ha restringido a los centros de educación infantil con autorización autonómica.

El decreto ley de los últimos presupuestos de Cristóbal Montoro incluyó una nueva deducción por maternidad de “gastos por la custodia del hijo menor de tres años en guarderías o centros educativos autorizados”. El objetivo es facilitar “la conciliación de la vida familiar y laboral”, según señala el texto. Sin embargo, la Agencia Tributaria ha dejado fuera a las primeras con la modificación del reglamento del IRPF. O al menos, a gran parte de ellas, con lo que muchas familias se quedarán sin la deducción. Eso sí, tendrán herramientas para reclamar.

La deducción aparecerá en el borrador de la declaración de la renta de las madres que Hacienda considera que tienen derecho a la misma. La agencia cruzará los datos con los modelos 233 que han tenido que enviar hasta el 15 de febrero los centros autorizados, algo que no han podido hacer miles de guarderías dedicadas al cuidado de los niños —lo que se podría entender como ‘custodia’— con licencia municipal, pero sin la autorización de la comunidad autónoma, requisito para ser centro de educación infantil. La diferencia está en las exigencias sobre dimensión, ratio entre alumnos y profesores o cualificación de estos.

Las familias perjudicadas tendrán dos vías para intentar beneficiarse a posteriori de la deducción, cambiar el borrador o confirmarlo e iniciar rectificación de la autoliquidación para solicitar la deducción por el gasto en guardería.

La mayoría de las madres, por las deducciones a las que tienen derecho, tendrán resultado a devolver. La opción de confirmar el borrador y después presentar una rectificación permite cobrar el dinero y no perder la posibilidad de acabar teniendo el beneficio fiscal

Las familias también tendrán la alternativa de modificar el borrador e incluir la deducción, si consideran que tienen derecho porque el hijo está al cuidado (custodia) en una guardería que no es centro de educación infantil con licencia autonómica. En este caso, podrían recibir antes el beneficio fiscal si Hacienda da por bueno el borrador, pero se enfrentan a un daño patrimonial en caso contrario: aplicarse un beneficio fiscal indebido implica devolver el dinero con intereses y una sanción.

Si esta opción tuviera resultado negativo, la siguiente posibilidad es una reclamación económico-administrativa. Un Tribunal Económico-Administrativo Regional (TEAR) deberá responder en menos de seis meses, y el afectado tendrá un mes para presentar una reposición ante el mismo órgano si la decisión fue en su contra. Posteriormente, a las madres ya solo les quedaría la vía judicial, con los tribunales superiores de justicia de las comunidades autonómicas y, si no, al Supremo.

La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (Acade) calcula que hay unos 5.000 centros autorizados por las regiones, y una cifra “probablemente” mayor de guarderías con licencia municipal pero no autonómica. Los primeros han denunciado durante años que tienen más exigencias que otras guarderías con las que compiten, y que estas pueden ofrecer precios inferiores. Aunque en comunidades como la de Madrid ya hay ayudas —el cheque bebé de 100 euros al mes— solo para los centros a los que dan licencia.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de