¿La inmigración sale al rescate de las pensiones en España?

Noticia:

Por primera vez desde 2013, la población española supera los 47 millones de habitantes, según los datos provisionales del Padrón publicados por el INE. Respecto al año anterior supone un crecimiento del 0,6%, el mayor aumento desde 2009. Esta evolución se produce gracias al flujo migratorio. Por segundo año consecutivo la población nacional mengua, mientras la extranjera crece en 290.573 personas, lo que supone un aumento del 6,1%, la mayor subida desde 2008. Y ya son dos años consecutivos de subida tras cinco años de caídas.

En plena tormenta demográfica en España, con el inicio de un declive de la población y un envejecimiento imparable, la inmigración aparece como la clave para que el llamado invierno demográfico sea menos duro de lo previsto. Hasta el punto que el total de habitantes a comienzo de 2019 ha superado las previsiones del propio INE que no esperaba alcanzar la cifra de 47 millones de personas hasta 2020. El crecimiento del 0,6% respecto al año pasado, supera la tasa de crecimiento anual sobre el 0,45% previsto entre 2018 y 2021.

La población extranjera crece por segundo año consecutivo, y el incremento experimentado durante 2018  (6,1%) es casi el doble que el registrado un año antes. La cifra alcanza ya los 5.025.264 personas. El número de foráneos empadronados no se situaba por encima de cinco millones de personas desde 2014, alcanzando el 10,7% de la población total.

Uno de los grandes problemas que empieza a tener la economía española es que cada vez hay más ciudadanos en edad de jubilación

El temor a una caída de la población ha ganado protagonismo en los últimos años por el peligro que supone para la viabilidad del sistema de pensiones y del Estado de bienestar. Uno de los grandes problemas que empieza a tener la economía española es cada vez hay más ciudadanos en edad de jubilarse y menos nacimientos. Según los datos disponibles, la distribución por edades de la población española es la siguiente: el 15,7% de la población tiene menos de 16 años, el 36,3% entre 16 y 44 años, el 28,7% tiene entre 45 y 64, y el 19,3% 65 o más años.

Por nacionalidad, las diferencias más acusadas en el porcentaje de edad entre españoles y extranjeros se dan en el grupo de 16 a 44 años. Así, el 34,1% de los españoles se encuentra en este grupo, frente al 55,0% de los extranjeros. El 78% de la población extranjera está en edad de trabajar frente al 62% de la población española.

La edad media de la población inscrita en el Padrón es de 43,4 años. La de los españoles es de 44,2 años y la de los extranjeros de 36,1 años, aunque la de los ciudadanos de países pertenecientes a la Unión Europea es de 40,2 años. Solo los extranjeros con nacionalidad británica y alemana superan la edad media de los españoles.

Rejuvenecimiento de la población española con la inmigración

Entre las principales nacionalidades, los mayores aumentos durante 2018 se dan entre los ciudadanos de Venezuela (41.956 más), Marruecos (41.889 más) y Colombia (40.495 más). Y los mayores descensos, entre los de Rumanía (–6.571), Bolivia (–3.836) y Ecuador (–3.596). En términos relativos, y entre las nacionalidades con mayor número de extranjeros, los mayores incrementos de población se registran entre los ciudadanos de Venezuela (43,9%), Honduras (27,7%) y Colombia (24,4%). Por grupos de países, los más numerosos son los ciudadanos de la UE-28, que representan el 36,3% del total de extranjeros. Le siguen los de África (22,3%).

Sin embargo, la población extranjera no se reparte de manera uniforme por todo el territorio español. En Cataluña, Madrid y Comunidad Valenciana se concentra el 54% de la población inmigrante. Los flujos migratorios apenas llegan a la España vacía.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de