El Banco de España pide más fórmulas para compatibilizar jubilación y empleo

Noticia:

El paulatino envejecimiento de la poblaciónen España supone también el incremento de los trabajadores de mayor edad . Un colectivo que –recuerda un análisis publicado este jueves por el Banco de España–, en caso de perder el empleo, se ve empujado a abandonar el mercado laboral por la falta de expectativas de volver a colocarse.

El documento del supervisor avisa de que la elevada concentración de empresas de pequeño tamaño y de empleados en sectores que exigen ­actividad física importante son ­barreras para seguir trabajando a partir de los 55 años. Para evitar la marcha prematura de estos trabajadores, el Banco de España apuesta por impulsar en las empresas más flexibilidad–salarial, horaria o de jornada– y apostar por nuevas fórmulas que compatibilicen empleo y jubilación, en función del ­tipo de ocupación, el sector y las ­capacidades de estos afiliados a la Seguridad Social.

Se trata de buscar y flexibilizar el acceso a más vías como la jubi­lación parcial, que ya permite a los trabajadores que han llegado a la sesentena seguir con un empleo por horas y cobrar parte de la prestación por retiro. En la actualidad, la jubilación parcial es una moda­lidad relativamente poco usada: en el 2018, se acogieron a ella uno de cada diez nuevos jubilados.

El análisis resalta que hay “una relación positiva entre la edad efectiva de jubilacióny la posibi­lidad de disponer de un trabajo con tareas adecuadas a la edad, además de otros factores, como el acceso a mayores opciones de flexibilidad horaria o de jornada”. De esta forma, el mercado de trabajo reduce el impacto por la pérdida de efectivos y la Seguridad Social continúa re­cibiendo cuotas sociales por estos trabajadores, que siguen en activo.

¿Por qué resulta difícil para parte de los ocupados mayores acercarse en activo a la edad ordinaria de jubilación? A medida que una persona cumple años, cambian sus habilidades (por lo general, se deterioran las de carácter físico o las relacionadas con la tecnología y ­ganan peso, por ejemplo, las de ­planificación y evaluación de los demás). Por ello, señala el documento, es conveniente “poder reasignar las tareas de los trabajadores para que puedan seguir manteniendo una carrera laboral productiva”.

Pero los expertos del Banco de España destacan que esta adap­tación del puesto de trabajo es ­mucho más complicada en empresas con plantillas reducidas. Una circunstancia clave si se tiene en cuenta que el 42% de los trabaja­dores de entre 50 y 54 años con baja formación pertenecen a empresas de menos de diez empleados, frente a una media del 28% en la zona euro.

Tampoco ayuda el importante volumen de camareros, dependientes, agricultores y empleadas del hogar de edad madura. El nivel de exigencia física de sus ocu­paciones complica el objetivo de llegar a la edad de jubilación en ­activo. “Las tareas que conllevan más esfuerzo físico, inherentes a los trabajos de hostelería, podrían provocar una salida más rápida del mercado laboral de los trabajadores de mayor edad”, insiste el informe. Asimismo, precisa que “la experiencia laboral de cada traba­jador y cómo influye esta en el mantenimiento de sus habilidades cognitivas dependen del sector en el que trabaje”.

La tasa de actividad cae a medida que avanza la edad, al igual que en otras economías europeas. En España, se nota sobre todo a partir de los 50 años y es un proceso más ­rápido para los que tienen una ­formación baja o media. En el ­colectivo de 55 a 59 años, la tasa ­baja al 66% para los que tienen estudios obligatorios, nueve puntos menos que los de nivel intermedio.

Con respecto a otros países de la zona euro, en España es más alto el porcentaje de ocupados de entre 55 y 64 años en el sector agrario, el comercio, la hostelería y otros servicios, especialmente el doméstico. En este grupo de edad, el 16% de quienes en el mejor de los casos cuenta con el título de la ESO trabaja en el comercio y otro 8% son empleadas de hogar, mientras casi el 10% está en el sector agrario y otro tanto, en la hostelería.

Entre los trabajadores mayores con estudios medios, el porcentaje de empleados en la industria es menor que el registrado en la eu­rozona –un 10%, frente al 18%–. En cambio, en línea con la media eu­ropea, la mitad de los titulados ­superiores de 55 a 64 años trabaja en la administración pública, educación y sanidad. Justamente en estas últimas actividades los mayores de 55 años están sobrerrepresentados, con independencia del nivel educativo analizado.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

1
Deja tu comentario

avatar
1 Conversaciones
0 Respuestas
1 Seguidores
 
Comentario con más reacciones
Conversación más activa
1 Comment authors
JIHG Autores recientes
  Suscribirme  
Recientes Antiguos Más Votado
Notificarme de