El mapa de las pensiones: de la pobreza a los 160.000 euros de los jubilados de oro

Noticia:

¿Cuánto cobran los pensionistas en España? El Ministerio de Trabajo desglosa todos los meses la factura que soporta la Seguridad Social por las pensiones públicas. Pero la Agencia Tributaria acaba de publicar una estadística más exhaustiva y cercana a la realidad de este colectivo, que incluye tanto las percepciones no exentas del IRPF correspondientes a las pensiones de los regímenes públicos y clases pasivas como las que corresponden a las demás prestaciones, ya sean públicas o privadas, dinerarias o en especie, o de cualquier otro tipo. 

Todas las entidades que abonan pensiones en nuestro país, ya sean públicas o privadas, están obligadas a declararlas a Hacienda, incluso aunque estén exentas de IRPF. Con la información que aportan al Fisco a lo largo del ejercicio la Agencia Tributaria elabora una base de datos de la población residente en todo el Territorio de Régimen Fiscal Común y cataloga a los pensionistas por sexo, edad, comunidad autónoma… y cuantía media de la pensión percibida, teniendo en cuenta la cantidad declarada dividida entre el número de perceptores, sin considerar el tiempo durante el que se ha cobrado la pensión.

El resultado es una nómina para 2018 que deja cerca de tres millones de pensionistas por debajo del umbral de la pobreza (en torno al 30% del total, según cálculos del sindicato de Técnicos de Hacienda Gestha) y un selecto y reducido grupo de jubilados que recogen los beneficios de los planes privados que armaron a lo largo de su vida profesional para garantizarse un mejor retiro del mercado laboral. Son 19.926 pensionistas y cobran una pensión media anual de 161.810 euros, casi siete veces superior al salario medio (23.646 euros, según el INE). 

La pensión media anual de los más de 9,4 millones de pensionistas que incluye esta estadística (en su mayoría jubilados: unos 6,9 millones) se sitúa en 14.917 euros. No obstante, la distancia entre los tramos inferiores (donde abundan pensiones de menor cuantía como las de viudedad u orfandad) y los superiores (que copan las jubilaciones) es abismal. Por la parte ‘pobre’ de la tabla aparecen algo más de 2 millones de pensionistas que no alcanzan la pensión mínima (8.493,8 euros anuales). Mientras, en los escalones de las rentas altas se sitúan unos 130.000 jubilados que perciben más de 50.000 euros al año, incluidos esos casi 20.000 que cobran más de 160.000 euros.

Son los jubilados de oro. No son muchos, en comparación con el total, pero sus planes de pensiones privados suponen una importante merma para los ingresos de Hacienda a través de los beneficios fiscales en el IRPF. Así lo denuncia el secretario general de Gestha, José María Mollinedo, que cifra en 2.000 millones de euros el coste de los planes de pensiones privados para las arcas públicas cada año.

Ante el déficit enquistado en el sistema público, Mollinedo insiste en la necesidad de financiar con impuestos las pensiones no contributivas para reequilibrar las cuentas de la Seguridad social, y así poder revalorizar las pensiones en función de la inflación para mantener el poder adquisitivo, especialmente de los tres millones de pensionistas que reciben prestaciones que les sitúan por debajo del umbral de la pobreza. 

La brecha de género, enquistada

La situación se agrava para las mujeres. La estadística de la Agencia Tributaria, como todos los estudios que desglosan las rentas por sexos, vuelve a poner de manifiesto la brecha de género. Como resultado de las peores carreras de cotización –en muchos casos, interrumpidas por la maternidad– ellas perciben una pensión media anual de 12.314 euros, frente a los 17.486 que ingresan los hombres. Hay más de 5.000 euros de diferencia entre unos y otras.

Y la grieta se abre en las pensiones más altas, pues mientras en la parte baja de la tabla hay más mujeres que hombres, a partir de los 14.725 de pensión media cambian las tornas. Así, en el tramo máximo, para ellas la pensión media anual alcanza los 139.176 euros y apenas la cobran 4.874 mujeres. Mientras, en ese mismo tramo, más de 15.000 hombres se embolsan 169.139 euros al año gracias a sus mejores carreras de cotización, más largas y con mejores sueldos. 

Aquí también influye que los hombres y las mujeres no se comportan de igual manera a la hora de ahorrar. Según la IV encuesta BBVA sobre las pensiones y los hábitos de ahorro en España, el ahorro medio es un 16% superior en el caso de los hombres. Aunque el porcentaje de ahorradores de cara a la salida del mercado laboral se sitúa en el 27% en ambos colectivos, los hombres tienen más confianza en la pensión pública. Casi la mitad de las mujeres (43%) creen que no podrán vivir sin aprietos en la jubilación teniendo en cuenta todos los ingresos con los que puedan contar. Este porcentaje se reduce al 35% en el caso de los hombres.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de