VACACIONES Y PERMISO DE PATERNIDAD

Con efectos de 1 de abril de 2019 y hasta el 31 de diciembre de 2019, el Real Decreto-ley de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación, amplió el permiso de paternidad a 8 semanas intransferibles, aumentando su duración en 2020 a 12 semanas y hasta las 16 semanas en 2021.

La DT 13ª ET, regula la aplicación paulatina de la ampliación realizada sobre el permiso por paternidad por el art. 48 del ET en la redacción por el Real Decreto Ley 6/2019, de medidas urgentes para garantía de la igualdad de trato y de oportunidades entre mujeres y hombres en el empleo y la ocupación.

Desde el 8 de marzo de 2019, se eliminó el permiso de dos días por nacimiento de hijo establecido en el ex art. 37.3 b) ET, ya que el permiso de paternidad pasa a ser una causa de suspensión del contrato de trabajo, pero hay convenios colectivos que siguen regulando esta licencia de dos días. Las prestaciones de maternidad y paternidad pasan a regularse conjuntamente bajo la denominación «prestaciones por nacimiento y cuidado del menor».

Con carácter general, los permisos retribuidos se originan cuando se produce un hecho concreto que los hace necesarios, de forma que el uso o disfrute del permiso está ligado al momento en que se produce ese hecho.

En el caso de la prestación de paternidad y de la licencia por nacimiento de hijo, el hecho causante (si se recoge en Convenio Colectivo) es precisamente el nacimiento del hijo, y su finalidad es tanto dar al padre la posibilidad de acompañar a la madre y estar presente en el acontecimiento, como poder atender a las necesidades de madre e hijo, y cumplir con las obligaciones burocráticas derivadas del acontecimiento (inscripción en el registro civil, etc.). El momento de su disfrute, ha de ser, obviamente y salvo que el convenio colectivo aplicable indique otra cosa, el del nacimiento del hijo y en los días inmediatamente siguientes.

De acuerdo con esto, las 8 semanas de prestación y, en su caso, el permiso retribuido de dos días laborables que corresponde al trabajador por el nacimiento de su hijo, no puede desconectarse de su finalidad específica que es, como ya se ha dicho, subvenir a las necesidades que crea un hecho de esta naturaleza, de ahí que tal permiso sea para disfrutar cuando acaece el nacimiento del hijo y no en un momento posterior, cuando la necesidad a que responde ya no existe.

En el caso de que el hijo naciera el día 1 de julio, día en que el trabajador comienza el disfrute de sus vacaciones de 30 días, según el art. 38 del ET, las vacaciones se interrumpen teniendo el trabajador derecho a disfrutarlas posteriormente al finalizar el periodo de suspensión, incluso aunque haya terminado el año natural a que correspondan. El trabajador deberá iniciar el permiso de paternidad de 8 semanas tras el parto, de las cuales, las dos primeras deberá disfrutarlas de forma ininterrumpida. En cuanto al disfrute del permiso de 2 días establecido por convenio colectivo, el INSS adopta el criterio de que la prestación por nacimiento y cuidado de menor se inicia con el nacimiento de hijo. Por lo tanto, no puede iniciarse la prestación después del disfrute de la licencia de 2 días fijado por convenio colectivo tras el día del parto, lo que conlleva la imposibilidad de disfrute de esta licencia. Ante el vacío legal y jurisprudencial respecto a esta licencia, salvo que el convenio colectivo diga otra cosa o haya falta de acuerdo entre empresa y trabajador, deberemos estar atentos a la decisión que tome la Comisión Paritaria de Convenios o incluso ante un posible conflicto colectivo vía judicial.

El Tribunal Supremo, en sentencia de fecha 13 de febrero de 2018 (RJ 2018, 790), dictada en el seno de un recurso de casación ordinaria, ha declarado que el día inicial del disfrute de los permisos retribuidos por matrimonio, nacimiento de hijo y fallecimiento de un familiar, debe ser el primer día laborable que le siga al hecho causante, argumentando que los permisos están previstos para su disfrute en días laborables y no en festivos. No obstante, esta sentencia no constituye jurisprudencia ni unifica doctrina, pero su fundamentación se tiene muy en cuenta a la hora de interpretar los artículos de los convenios colectivos.

El Juzgado de lo Social nº 3, en reciente sentencia de 16 de mayo de 2019 (JUR 2019, 173406), establece las reglas para el cómputo de permisos familiares:

– Debiendo iniciarse al día siguiente, sea laboral o no para el trabajador, salvo que el trabajador ya se hubiera ausentado el mismo día.

– Se realiza por días naturales, y no por días laborales.

– Iniciado el permiso, no se interrumpe.

Fuente: Thomson Reuter

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de