SUBSIDIOS DE DESEMPLEO. CIFRAS ALARMANTES: EL 40% DE LOS PARADOS DE LARGA DURACIÓN TIENE MÁS DE 50 AÑOS

Tres cuartas partes de estos llevan buscando trabajo más de dos años

 

Es todo un drama. Desde hace tiempo, en 65YMÁS, estamos alertando de la situación a la que se enfrentan los sénior en situación de desempleo: abocados al paro de larga duración y sin perspectivas de encontrar trabajo.La cruda realidad muestra que superar la barrera de los 45 años pone cada día más difícil a los profesionales sénior mantener su puesto de trabajo o encontrar uno nuevo en el caso de que lo pierdan. Así, los trabajadores que superan los 45 años representan cerca de la mitad de los desempleados de nuestro país, según las estadísticas oficiales. Una cifra que se agrava a partir de los 55 años por los estereotipos negativos que tienen muchas empresas a la hora de contratar talento sénior y que tal, como demuestran varios estudios, hacen que en muchas ocasiones sus currículum ni si quiera se lean.

 

 

El último estudio publicado al respecto, publicado por Randstad, alerta de que el 40% de los parados de larga duración tiene más de 50 años y tres cuartas partes de estos llevan buscando trabajo más de dos años.

 

Este protagonismo de los sénior “no para de aumentar”, ya que el grupo crece cada año a un ritmo del 2%, en línea con el proceso de envejecimiento de la población, lo que hace que estos perfiles ganen representatividad en el conjunto total de las personas en edad de trabajar, con un peso actual del 32% de los activos totales. El mercado de trabajo se enfrenta a un doble reto: el envejecimiento demográfico en marcha desde hace años y una situación de déficit de talento.

 

Si bien el talento sénior tiene una gran presencia en el mercado laboral, con una tasa de ocupación y empleo por encima de la media, se trata de un colectivo que sufre más riesgos de vulnerabilidad. Según datos de Randstad Research, en un periodo de un trimestre, sólo el 11% de la población de entre 55 y 64 años que está desempleada logra ocuparse, porcentaje que se eleva hasta el 27% para los desempleados de entre 25 y 34 años, por ejemplo.

 

La encuesta realizada por la compañía de talento a profesionales sénior muestra que el 85% está buscando empleo o un cambio de trabajo de manera más o menos activa. Aunque la principal razón para ello es la desocupación, un porcentaje destacado menciona la búsqueda de un mayor salario (34%), la necesidad de nuevos retos profesionales (24%) o la mayor conciliación de la vida laboral con la profesional (20%) como principales razones para cambiar de empleo. Además, la encuesta muestra que las personas sénior desempleadas recurren en mayor medida a la ayuda de compañías de recursos humanos (87%) o al Servicio Público de Empleo (60%).

 

El 33% de este colectivo cuenta con titulación universitaria, no obstante, la necesidad de actualizar su formación “la tienen muy presente”, pues salvo el 14% que asegura no haber realizado ningún programa aludiendo a aspectos económicos, el 86% restante afirma que ha realizado alguna formación en los últimos cinco años. Los principales aspectos que este colectivo busca con la formación son mejorar su desarrollo profesional, ampliar sus opciones laborales y actualizar sus conocimientos, unos motivos que se encuentran por encima de la mejora del salario.

 

En cuanto a la trayectoria profesional, el 55% de los encuestados piensa que se ha estancado principalmente por motivos de la edad y aluden a aspectos como el rechazo en los procesos de selección de los candidatos de más edad, la no contratación de sénior por parte de las empresas o la escasa inversión en ellos. Sobre la última reforma laboral, desde Randstad han detectado que los mayores de 50 años la “suspenden”, ya que más de la mitad (56%) cree que no ayuda a consolidar trabajos indefinidos, ni a encontrar un puesto estable (50%), además de pensar que está desprotegiendo al trabajador (55%).

 

Fuente: 65 y más

40% de los parados larga duración tiene más de 50 años (65ymas.com)

 

Deja un comentario