QUÉ PUEDE IMITAR ESPAÑA DE LOS MEJORES SISTEMAS DE PENSIONES DEL MUNDO

Nuestro país desarrolla mejoras, pero debe garantizar su salud financiera a largo plazo

Los expertos y las conclusiones de la consultora apuntan en la misma dirección: la sostenibilidad es el eslabón débil del sistema público español.

 

El ránking anual que elabora Mercer para alentar al resto de países a mejorar sus pilares de la jubilación deja tareas pendientes para España. La clasificación se elabora ponderando la suficiencia, sostenibilidad e integridad y el sistema español es un sistema que queda relegado a la mitad de la tabla, ligeramente por debajo de la media

 

Algunas de sus características son buenas, pero también tiene importantes riesgos y/o deficiencias que deben subsanarse. “Sin estas mejoras, su eficacia y/o sostenibilidad a largo plazo pueden ponerse en duda”, indica la consultora: “España es uno de los países que más se verá afectado por el envejecimiento de su población. En este contexto uno de los puntos en los que debe poner el foco es en la sostenibilidad del sistema de reparto en el que se basa, sin descuidar la suficiencia, que a día de hoy es adecuada”.

 

La Comisión Europea instó a España a abordar una reforma y José Luis Escrivá enfocó los cambios por la vía de los ingresos, confiando en que la factura de la Seguridad Social no supere el umbral del 15% del PIB en promedio hasta mitad de siglo. Bruselas orquestó también un mecanismo de ajuste automático (las sobrecotizaciones del MEI) para poder reconducir los posibles desvíos de gasto cada tres años, aunque instituciones como el Banco de España o la AIReF ven necesario nuevos ajustes a corto plazo.

 

Si nos fijamos en los países con mayor puntuación en el subíndice de la sostenibilidad, comprobamos que comparten algo en común y es que tienen sistemas de ahorro obligatorio a través de la empresa, cofinanciados con aportaciones tanto de empresa como de empleado, los Planes de Pensiones de Empleo (PPE) que también Escrivá ha intentado implementar en España

 

Lo cierto es que el ahorro en el seno de la empresa está muy infradesarrollado respecto a los países del entorno. En España solo un 28,4% de las empresas realiza aportaciones para sus trabajadores con aportaciones medias del 3,8% del salario que se se traducen en un ahorro complementario para la jubilación de hasta el 10,6% del último salario, cuando en el país centroeuropeo los planes de pensiones se llevan el grueso de la prestación. Los activos que suman en pensiones privadas los españoles alcanzan el 14,3% del PIB, siete veces menos que la media de la OCDE, que supera el 105% del PIB aunque en el caso de Países Bajos, que aglutinan más del 200% del valor de su PIB en estos activos.

 

En el ‘autoenrollment’ del Reino Unido es un sistema de afiliación automática que se basa en el modelo  Save more for tomorrow es un sistema de adscripción automática, es decir, la empresa te incluye en el plan de pensiones por defecto, aunque el trabajador tiene opción de salirse. Este sistema de auto afiliación se ha mostrado mucho más eficaz que la afiliación voluntaria.

 

Suecia tiene una buena práctica con su ‘sobre naranja’ que envía periódicamente a sus ciudadanos con esta información y así se suma a Países Bajos y Dinamarca como un ejemplo en transparencia e información para el futuro pensionista. Este es un aspecto complementario pero no menos importante: la formación. Es clave que los ciudadanos tengan cierta cultura financiera y estén concienciados respecto a su futura jubilación para poder tomar decisiones razonadas en cuanto a su planificación. Adicionalmente, deben contar con información periódica y clara sobre sus futuros derechos de pensión, idealmente tanto del primer pilar (Seguridad Social), como de pilares complementarios, explica Villanueva. Suecia

 

Fuente: El Economista. Sostenibilidad, ahorro… qué puede imitar España de los mejores sistemas de pensiones del mundo (eleconomista.es)

Deja un comentario