LOS SINDICATOS ENTRAN EN LA CAMPAÑA ELECTORAL

CC OO y UGT movilizan al sindicalismo internacional en apoyo de los partidos progresistas el 23-J

 

“Este acto es inédito. No recuerdo algo así en la historia de nuestro país”. Así ha descrito el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, el manifiesto que ha presentado este jueves junto a su homólogo de CC OO, Unai Sordo. En él, medio centenar de organizaciones sindicales de todo el mundo piden el voto en las elecciones generales del domingo para los partidos políticos “que permitan reeditar un gobierno progresista en España”. A los líderes sindicales españoles les ha acompañado la secretaria general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), Esther Lynch: “Lo que pase en las elecciones en España no solo tendrá influencia aquí, sino en toda Europa. Este Gobierno es una de las influencias progresistas más fuertes de la Unión Europea”.

 

Sordo ha destacado “lo fácil” que ha resultado para CC OO y UGT lograr estos apoyos: “Hay una sensibilidad internacional en el mundo sindical del peligro que supone la ofensiva antidemocrática de la extrema derecha”. La ultraderecha, ha añadido Álvarez, “está tocando a la puerta y los sindicatos queremos cerrarla. Ya están en varios gobiernos de la UE y están llamando a la puerta de otros”.

 

 

Entre los firmantes del manifiesto están la DGB alemana, la TUC británica, la CUT de Brasil y Colombia, la CDT de Marruecos, la UGT de Túnez, la CFTUI India o el NTUC de Singapur, así como federaciones sindicales como EFFAT (Federación Mundial de Sindicatos de Alimentación, Agricultura y Turismo), IndustriALL (Federación Mundial de Industria), EFT (Federación Europea de Transporte) o el Comité Asesor Sindical ante la OCDE (TUAC). El apoyo más global es el de la Confederación Sindical Internacional, que representa a 187 millones de trabajadores de 167 países.

 

En el manifiesto, los sindicatos firmantes consideran que el Ejecutivo español “ha respondido a graves desafíos con políticas basadas en la justicia social. Además, han demostrado que mediante el diálogo social es posible impulsar el crecimiento económico y la creación de empleo, reforzando el Estado del bienestar, aumentando los derechos de la clase trabajadora y la protección del medio ambiente”. Los sindicalistas españoles han recordado que nunca se habían registrado tantos trabajadores como ahora (20,9 millones), que la caída de la temporalidad derivada de la reforma laboral (es la más baja del siglo XXI, el 17%) y que la subida de un 47% del salario mínimo desde 2018 (hasta los 1.080 euros brutos al mes en 14 pagas).

 

“Con estas políticas”, continúa el manifiesto, “España no solo se ha erigido en una referencia de gestión progresista ante graves crisis. También se ha comprometido con un orden mundial más justo, de paz y progreso, para luchar contra la desigualdad global […]. Por todas estas razones, expresamos nuestra preocupación por el riesgo real de regresión que las políticas conservadoras representan para los trabajadores, para la igualdad entre mujeres y hombres, para los derechos de las personas LGTBI, para la infancia, para las políticas necesarias de respuestas inclusivas ante los efectos del cambio climático transición ecológica, para la educación, para una sanidad pública universal y de calidad, para la sostenibilidad del sistema de pensiones o para un empleo digno”.

 

Deja un comentario