La OMS reconoce por primera vez el síndrome del burn-out («trabajador quemado»)como enfermedad

Noticia:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido por primera vez el síndrome del burn-out (trabajador quemado) dentro de su Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas de Salud Conexos (CIE-11).

El acuerdo se produjo el pasado 25 de mayo y hay que tener en cuenta que la CIE-11 no entrará en vigor hasta el 1 de enero de 2022.

La CIE, que define el universo de enfermedades, trastornos, lesiones y otros problemas de salud conexos, es el estándar internacional de clasificación diagnóstica que sirve para notificar enfermedades y afecciones con cualquier fin clínico o de investigación y constituye la base para seguir la evolución de la salud y obtener estadísticas mundiales.

Además, esta clasificación también capta los factores que influyen en la salud, o las causas externas de mortalidad y morbilidad, proporcionando una visión holística de cada aspecto de la vida que puede afectar a la salud.

Sobre el burn-out

La decisión de reconocer el síndrome del burn-out como enfermedad supone un gran paso a la hora de poner fin a las controversias que han existido hasta ahora entre los expertos sobre cómo definir y conceptualizar este síndrome y si debía o no considerarse realmente como una enfermedad.

En el CIE-11 se conceptualiza el “burn-out” como un síndrome producido como el resultado de un cuadro de estrés crónico en el lugar de trabajo que no se ha gestionado de manera correcta y que ha desembocado en una situación de agotamiento extremo.

El síndrome se caracteriza por tres dimensiones:

  1. Sentimiento de agotamiento generalizado
  2. Sentimientos de negatividad o estrés directamente relacionados o motivados por el trabajo
  3. Como consecuencia de lo anterior, el trabajador no puede rendir de manera adecuada en su puesto de trabajo.

Respecto ala CIE-11, desde la OMS destacan que «ha sido actualizada para el siglo XXI, refleja avances científicos y médicos fundamentales y puede integrarse bien con las aplicaciones sanitarias electrónicas y los sistemas de información».

Además, esta nueva versión es totalmente electrónica, permite registrar más detalles y es mucho más fácil de usar y aplicar, lo que reducirá el número de errores y los costos, y hará que sea mucho más accesible, especialmente en entornos con bajos recursos.

Te puede interesar ...

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email

Deja tu comentario

avatar
  Suscribirme  
Notificarme de