Fedea plantea un contrato para mayores compatible con la pensión y sin paro que aportaría al PIB 65.000 millones

Quieren favorecer la jubilación activa voluntaria sin tope de retribución ni jornada. “Es una falacia que los trabajadores mayores quiten empleos”, sostienen

La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) plantea un nuevo contrato laboral para favorecer la jubilación activa voluntaria sin tope de retribución ni jornada, plenamente compatible con la pensión, sin indemnización por despido y sin obligación de cotizar a la Seguridad Social. Este sistema permitiría generar 1,6 millones de personas activas de aquí a 2050, de acuerdo con el informe España 2050 de Moncloa, lo que Fedea calcula que incrementaría el PIB cerca de un 5%, unos 65.000 millones, dependiendo de la productividad y horas trabajadas.

Fedea ha presentado este lunes un trabajo de José Ignacio Conde-Ruiz (Fedea y UCM) y Sergi Jiménez-Martin (UPF y Fedea) que plantea sus aportaciones a cómo habría que adaptar la jubilación a un nuevo escenario demográfico en el que la creciente longevidad incrementa el gasto en pensiones, pero también el potencial productivo del país.

“Estamos desaprovechando una gran cantidad de fuerza laboral cada vez más educada y en mejores condiciones de salud. Puede ser que se quiera trabajar si se tiene buena salud. O no, y si se tiene mala salud se debe permitir salir un poco antes”, ha apuntado Jiménez-Martin. Y aunque ha reconocido que “todos tenemos parte de culpa”, ha señalado especialmente a los agentes sociales, a los sindicatos, por un sistema que cree rígido e ineficiente.

Consideran que el actual sistema de jubilación español es ineficiente por su carácter drástico, sin apenas fórmulas de transición gradual entre la etapa de trabajo retribuido y la de pensionista, y porque, por regla general, la percepción de una pensión es incompatible con el trabajo retribuido. Existen algunas excepciones a esta regla general de incompatibilidad (la jubilación activa, la jubilación parcial, la flexible y la compatible con trabajo autónomo) pero todas ellas tienen grandes desincentivos que hacen que apenas sean utilizadas.

El subdirector de Fedea, José Ignacio Conde-Ruiz, ha explicado que la legislación actual está pensada para que los trabajadores se retiren en cuanto les llega la edad de jubilación “porque molestan” y porque existe “la percepción errónea de que las personas mayores quitan el trabajo a los jóvenes”, una falacia que iguala a la de “que los inmigrantes nos quitan el trabajo” y hace años, las mujeres.

Creen que buscando mejorar el aprovechamiento del talento sénior, en la última reforma de pensiones se ha optado por incentivar tímidamente la demora voluntaria de la jubilación, pero se ha avanzado poco en otras posibilidades que permiten la compatibilización entre la pensión y el trabajo remunerado siguiendo la tendencia de la mayoría de los países de nuestro entorno.

Sin consenso sobre las cuentas nocionales

Para aprovechar de forma eficiente las nuevas posibilidades que se abren, será necesario adoptar reformas tanto en el ámbito laboral como en el de la Seguridad Social.

El documento propone convertir la jubilación en un proceso flexible, gradual si así se desea, y plenamente compatible con el trabajo remunerado. Con este fin, se crearía un nuevo contrato laboral que permitiría que las personas que lo deseen puedan prolongar su actividad más allá de la edad legal de jubilación, trabajando a tiempo completo o parcial, en la misma o distinta empresa, por cuenta ajena o propia, sin topes máximos de retribución.

Puesto que este contrato se aplicaría a gente que tiene ya la seguridad de su pensión pública, debería tener un régimen extintivo especial, sin costes indemnizatorios para la empresa contratante. Se podría establecer un periodo de tiempo mínimo de preaviso al trabajador y a la empresa, para romper libremente la relación contractual en caso de desistimiento de cualquiera de las partes.

Este planteamiento podría arrancar antes con un sistema de cuentas nocionales, lo que ha defendido Conde-Ruiz. En este sistema, las cotizaciones que ahora pagan los trabajadores a la Seguridad Social cada mes se apunten de forma personalizada a su nombre, con lo que el día que se jubile contará con la suma de todo lo que ha aportado más el rendimiento que se ha conseguido.

Para calcular cuánto de esa suma se le concede en forma de pensión, se tiene en cuenta cuánto se revalorizará su pensión cada año y cuál será su esperanza de vida, lo que reducirá la cuantía respecto a lo que se cobra actualmente.

Sin embargo, Ángel de la Fuente, director ejecutivo de Fedea, ha señalado que esta vía no está contemplada de momento y que de entrada plantean flexibilizar el sistema actual.

Fuente: Vozpopuli Fedea plantea un contrato para mayores compatible con la pensión y sin paro que aportaría al PIB 65.000 millones (vozpopuli.com)

Deja un comentario