El falso mito de los jubilados precarios: el 43,5% cobra más de 1.500 euros

Ante la quiebra del sistema, los implicados deberían cargar con el desaguisado al que nos han sometido desde hace décadas los políticos de turno

En los últimos 15 años, especialmente a raíz de la crisis inmobiliaria y financiera del año 2008, se ha instalado en la percepción de la inmensa mayoría de los españoles que hay un grupo de personas que han sido poco menos que vilmente maltratadas y abandonadas por las instituciones públicas. Este colectivo, al parecer, no sólo habría sido duramente castigado de forma injusta tras lo sucedido en aquellos años, donde fue necesaria cierta austeridad en las cuentas públicas, sino que incluso hoy en día siguen estando prácticamente abandonados a su suerte. Aunque nuestros ávidos lectores ya se habrán dado cuenta sobre quiénes estamos hablando, hemos de descubrir qué grupo poblacional es al que nos referimos, y no es otro que el de los jubilados con una pensión contributiva.

La izquierda ha conseguido que permee en la mentalidad del español promedio la idea de que son necesarias no sólo unas mejores pensiones, ya que la mayoría de los jubilados con una pensión contributiva apenas recibiría 1.000 euros, sino que parecería que los jubilados son los que más han sufrido las últimas crisis acaecidas en nuestro país. Es obvio que los pensionistas, y especialmente los jubilados, conforman un grupo de presión muy fuerte, ya que son casi 6,5 millones de personas las que están cobrando una pensión contributiva de jubilación, siendo 9,17 millones el total de pensionistas únicos. Hablamos de un grupo que puede movilizar una cantidad de votos enorme, mucho más que cualquier otro conjunto demográfico. Es justo por esto que prácticamente todos los partidos, y en especial los de izquierdas, no se plantean atajar los problemas intrínsecos de este sistema, ni transitar hacia otro modelo, sino que lo que buscan es apuntalar de la forma que sea esta quiebra y estafa que se llama sistema público de pensiones.

Precisamente los políticos de izquierdas que acabamos de mencionar son los que más han ayudado a crear todas estas narrativas en torno a los pensionistas. Pero ¿qué hay de cierto y qué hay de mentira en dichas afirmaciones?, ¿es verdad que los jubilados son los que más han sufrido las consecuencias de las últimas dos crisis que se han dado en España?, ¿están cobrando la inmensa mayoría de los jubilados una pensión contributiva de menos de 1.000? Son a estas preguntas a las que daremos respuesta en el presente artículo, aunque empezaremos primero por contestar a la última pregunta. Así pues, ¿qué porcentaje de jubilados está cobrando una pensión de menos de 800 euros, de 1.000 euros o de más de 2.000 euros? Veámoslo gráficamente:

1pensiones-jubilacion-cantidad-porcentaje-tramo.jpg

Según los últimos datos publicados por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, podemos comprobar que la gran mayoría de los jubilados que tienen una pensión contributiva están cobrando más de 1.000 euros al mes, alcanzando al 67,3% del total de jubilados. Por el contrario, vemos que tan sólo un 13,32% de estos jubilados percibe menos de 800 euros de pensión, y que el total de jubilados que reciben una pensión inferior a 1.000 euros es del 32,7% de estos jubilados, una cifra muy alejada de las narrativas que nos han contado en los últimos años. Para que veamos lo alejadas que están estas historias pre-fabricadas y manipuladas de la realidad, vemos que hasta el 31% de los jubilados está cobrando una pensión de 2.000 euros o más, y que hay un mayor porcentaje de jubilados que está beneficiándose de una pensión de 1.500 euros o más que jubilados que perciben menos de 1.000 euros, un 43,5% vs un 32,7%.

Estas cifras seguramente dejarán estupefacto al lector, más aún teniendo en cuenta todo el relato que nos han estado contando durante más de una década, pero los datos (así como el algodón) no engañan. Sin embargo, podría ocurrir que, aunque es verdad que casi el 70% de los jubilados cobra una pensión superior a 1.000 euros, al mismo tiempo fueran los que peor parados han salido de las últimas crisis y que fueran también los que han sufrido mayor pérdida de poder adquisitivo. Pero ¿esto es así? En el siguiente gráfico podremos ver cómo ha sido la evolución de la renta neta media (descontados los impuestos pagados) entre los distintos grupos de edad desde el año 2008:

2evolucion-renta-neta-media-2008.jpg

Podemos ver como los jubilados (65 años o más) son el grupo que más ha visto aumentar su renta neta en términos medios, y desde el año 2011 esta no ha parado de crecer. Mientras tanto, las personas de entre 16 y 64 años han tenido un recorrido prácticamente similar, salvando las distancias de renta que previamente tenían. Cabe señalar que en el año 2009 la renta neta media de las personas de entre 30 y 44 años, y la renta neta media de las personas de 65 o más años era la misma, e incluso la renta neta media del grupo de personas de entre 45 a 65 años era la más alta, hoy vemos que los jubilados han superado con creces al resto de grupos de edad. Por último, si nos fijamos también en quienes son los que más han sufrido y sufren la pobreza severa en España, o “carencia material y social severa”, veremos también que nuevamente los jubilados son a los que menos les ha afectado:

3estado-pobreza-severa-2014.jpg

Por tanto, comprobamos que los jubilados en España no sólo es que no estén sufriendo una mala situación económica (algo de lo que nos alegramos), sino que, en comparación con aquellos grupos de población que son los que están cargando con el peso de pagar sus pensiones, en realidad disfrutan de una mejor situación económica que la gran mayoría de la población. Ya que a esto habría que añadirle, por ejemplo, que la inmensa mayoría de los jubilados (más del 90%) tiene la casa completamente pagada, pero ese es otro tema. Esto debería servir para no justificar mayores subidas de las pensiones públicas, más aún en un contexto donde la deuda de la SS ya supera los 116.000 millones de euros, y donde la diferencia entre los ingresos al sistema de Seguridad Social por la vía de las cotizaciones (140.000 millones de euros) y el gasto de pagar las pensiones (165.000 millones de euros) supera los 25.000 millones de euros de déficit contributivo.

En definitiva, si queremos conseguir un sistema más justo para todos tenemos que empezar por decir la verdad, y esa verdad pasa por mostrar los hechos tal cual son, como hemos hecho en este artículo. No parece que la situación más justa ante la quiebra del sistema público de pensiones sea que los actuales cotizantes sean los que carguen con todo o casi todo el peso, sino que todos los implicados deberían cargar sobre sus espaldas con el desaguisado al que nos han sometido desde hace décadas los políticos de turno, un desaguisado que los mismos políticos se empeñan en no solucionar para mantenerse en el poder.

Fuente: Libre mercado  El falso mito de los jubilados precarios: el 43,5% cobra más de 1.500 euros – Libre Mercado

Deja un comentario