El coste de los salarios marca su nivel más alto de los últimos 23 años al alcanzar una media de 2.117,80 euros en el tercer trimestre

Once trimestres al alza acumula el coste laboral, que se sitúa en una media de 2.892,7 euros.

 

La senda alcista emprendida por los costes laborales hace ya más de dos años sigue alargándose. Según los datos publicados este lunes por el Instituto Nacional de Estadística (INE), el coste de los salarios ha crecido en el último año un 4,2% hasta alcanzar en el tercer trimestre de 2023 una media de 2.117,80 euros mensuales, su marca más elevada de la serie histórica a estas alturas del año. De este modo, la remuneración de los trabajadores y el resto de costes asociados a ella avanzan en un contexto marcado por la moderación de los precios, aunque la inflación sigue estando en el punto de mira de autoridades monetarias como el Banco Central Europeo (BCE), que el jueves pasado señaló con preocupación precisamente al efecto de las subidas salariales.

El alza en los costes salariales no ha sido homogéneo en todos los sectores. En las actividades inmobiliarias, en el sector de la información y las comunicaciones y en el de las actividades artísticas y de entretenimiento los repuntes superan el 7,9%, mientras que en hostelería el coste salarial apenas ha ascendido un 4,1% hasta los 1.368,84 euros mensuales, la cuantía más baja de todos los sectores. En el extremo opuesto, los salarios más altos son los pagados en el suministro de energía eléctrica, en el sector financiero, en información y comunicaciones y en las industrias extractivas, superándose en todos ellos los 3.000 euros mensuales.

 

Al ampliar el cerco y tomar en cuenta no solo la remuneración directa de los empleados, sino también las cotizaciones sociales y el resto de costes asociados, el incremento con respecto al nivel de gasto soportado por las empresas al emplear a su personal se amplía. Y es que el resto de costes no salariales han crecido un 7,2% en términos interanuales, situándose en una media de 774,93 euros mensuales por trabajador. El componente más importante son las cotizaciones a la Seguridad Social, que han ascendido a una media de 724,95 euros mensuales.

 

De esta manera, el coste laboral en su conjunto ha crecido entre julio y septiembre hasta alcanzar una media de 2.892,73 euros mensuales por trabajador, la cifra más elevada de la serie histórica para un tercer trimestre. Se trata de un monto un 5% superior al registrado el año pasado por las mismas fechas, cuando se situaba en una media de 2.754,75 euros. Es el undécimo trimestre consecutivo en el que el coste laboral aumenta, aunque en los últimos meses lo ha hecho de forma más moderada, después de crecer un 5,8% interanual en el segundo trimestre y un 6,2% en el primero.

Todos estos incrementos se encuentran por encima de la evolución de los precios. La inflación repuntó al final del tercer trimestre a una tasa interanual del 3,5%, aunque se mantiene alejada de los niveles de hace un año. UGT ha valorado positivamente este margen en las subidas salariales, que, al compararlo con el comportamiento de los precios, se traduce en un aumento en el poder de compra de los trabajadores, tras dos años de reducción. El sindicato ha pedido en un comunicado que persistan los incrementos salariales por encima de la variación del IPC, un alza que consideran “crucial” para que los empleados puedan recuperar el poder de compra perdido en los ejercicios anteriores y para reforzar el crecimiento económico.

 

Lejos del aplauso de los sindicatos, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, se mostró el jueves pasado preocupada por la inflación subyacente doméstica, es decir, la que tiene en cuenta los precios de los productos que se producen dentro de la eurozona, excluyendo la energía y los alimentos no elaborados. Estos precios, según Lagarde, están muy condicionados por las subidas salariales que están negociando los trabajadores europeos.

 

En cuanto al tiempo de trabajo, la jornada semanal media pactada se sitúa en en 35,3 horas, considerando conjuntamente contratos a tiempo completo y a tiempo parcial. De ese total, una media de 6,2 horas no se trabajaron por vacaciones o por festivos y 1,3 horas por bajas temporales y demás permisos. Si se añaden las horas extras y se restan estas horas perdidas, las horas efectivas de trabajo a la semana bajan a 27,9. La reducción de la jornada laboral es precisamente uno de los puntos incluidos en el pacto de gobierno de PSOE y Sumar.

 

Más de 155.000 vacantes

Asimismo, el INE ha informado también de que en el tercer trimestre había en España 155.797 puestos de trabajo vacantes, la cifra más alta desde el año 2013, cuando comenzaron los registros. El 90,2% de esas vacantes se encuentran en el sector servicios, principalmente en la Administración Pública (35,04%), comercio (9,4%) y sanidad (7,98%). Por distribución territorial, la mayoría de huecos libres se concentran en Madrid y Cataluña, que acumulan 33.656 y 31.242 vacantes respectivamente. En el extremo opuesto, en Cantabria y La Rioja apenas se contabilizan 449 y 658 respectivamente.

 

A tenor de estas cifras, UGT ha denunciado que el “alto volumen de vacantes” se debe a la precariedad de muchos puestos de trabajo ofertados y a la falta de una intermediación pública potente que ponga a las personas buscando empleo en contacto con las empresas que lo solicitan, así como a la carencia de unas políticas activas de empleo que orienten a la persona desempleada y mejoren su empleabilidad. Por ello, el sindicato ha instado al Gobierno a acometer una profunda reforma en las políticas activas de empleo, para garantizar así unos servicios de orientación y seguimiento a la altura de las necesidades de las personas desempleadas, en especial de los parados de larga duración.

 

Fuente: 20 minutos

El coste de los salarios marca su nivel más alto de los últimos 23 años al alcanzar una media de 2.117,80 euros en el tercer trimestre (20minutos.es)

Deja un comentario