¿ DEBERÍAMOS EN ESPAÑA COPIAR EL MODELO HOLANDÉS DE PENSIONES ?

Expertos españoles defienden el sistema mixto de pensiones de Holanda (en puridad Países Bajos) que fomenta un hucha de ahorro y hacen más sostenibles las cuentas públicas

No todos los países de nuestro entorno tienen nuestro sistema de pensiones apoyado casi exclusivamente en el pilar público que se nutre de las cotizaciones de los asalariados y empleadores, y que reparte pensiones contributivas teniendo en cuenta criterios de proporcionalidad y contribución.

En pleno debate sobre las sostenibilidad de las pensiones en el que el ministro José Luis Escrivá es casi el único defensor del actual modelo nacional, hasta el punto de afirmar que seremos vanguardia y prototipo para el resto de países europeos. La única salida que deja el modelo español de pensiones es la deuda, la distorsión fiscal o una mezcla de ambas, y la reforma española de las pensiones de 2021-2023 no es una reforma que copiarán otros países. Al menos, no los países avanzados».

España ha perdido además una gran oportunidad de modernizar la Seguridad Social con motivo de la reforma del sistema de cotización en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, pues pudiendo haber iniciado una reforma estructural, introduciendo una cuenta nocional individual de aportación definida para registrar las cotizaciones efectivas sobre ingresos netos de estos trabajadores, el Gobierno eligió, en 2022, un conjunto de tablas dinámicas de bases y cuotas de cotización, provisionales hasta la definición de un marco estable de la misma naturaleza.

En el polo opuesto de España -y muy lejos de esa deuda que arrastra nuestro sistema público de pensiones, de algo más de 100.000 millones de euros- se encuentra Holanda donde las pensiones de empleo son obligatorias, y todos los asalariados pertenecen a un esquema ocupacional. De media este esquema reconoce pensiones de jubilación que otorgan el 70% del salario y la Seguridad Social complementa la pensión ocupacional con otro 30% del salario, de forma que las pensiones holandesas son las más generosas y sostenibles, a la vez, del mundo, tal y como lo valoran los estudios de Mercer o de la Universidad de Melbourne.

Este ahorro es “productivo” y tiene un volumen equivalente a 2,3 veces el PIB holandés, lo que es una fuente de productividad, crecimiento y bienestar , y coloca a Holanda en el puesto número 13 de los 196 países del ránking per capita, frente a la posición número 36 que ocupa España.

La diferencia del gasto en pensiones para el Estado es notable. Mientras que para España ya supone el 12% del PIB, para Holanda apenas alcanza el 6% del Producto Interior Bruto, con un sistema que parte de una pensión básica a cargo del Estado, un ahorro privado de carácter obligatorio y, un sistema de plan de pensiones de contratación voluntaria, que da lugar a que los jubilados pueden disfrutar de unos ingresos equivalentes al 90% del último salario.

No en vano, mientras la renta per capita de un holandés es de 53.170 euros, la de un español es de 27.870. Y en términos de deuda pública per cápita, a Países Bajos le corresponde una cuota de 27.290 por habitante, frente a los 31.556 que recae sobre cada español.

Deja un comentario